Prevenir un golpe de calor en el embarazo · Cuarenta Semanas

¿Cómo prevenir un golpe de calor en el embarazo?

Como sabes, en verano hay que tener especial cuidado con las altas temperaturas. Niños, embarazadas y personas mayores son los que más sufren los efectos negativos del calor. En el caso de las mujeres, durante los meses de gestación somos especialmente vulnerables. Con el fin de evitar posibles sustos, hoy te explicamos cómo prevenir un golpe de calor en el embarazo, cuáles son sus síntomas y cómo debes actuar si lo sufres.  

¿Por qué se produce un golpe de calor?

La temperatura corporal de la mayoría de las personas en buen estado de salud se sitúa en torno a los 36-37 grados. Es cierto que en el embarazo y en verano esta cifra aumenta de forma natural. No obstante, hay que prestar especial atención si alcanza los 39 grados. 

Cuando nuestro cuerpo presenta temperaturas extremas, nuestro cerebro, a través del hipotálamo, controla la adaptación de nuestro organismo a la temperatura exterior. De este modo, para disminuir la temperatura corporal de forma natural nuestro cuerpo reacciona aumentando el pulso, presentando sudoración y vasodilatación. Sin embargo, si nuestro mecanismo de termoregulación no consigue superarlo se produce un golpe de calor. 

Síntomas de un golpe de calor 

Sufrir un golpe de calor en el embarazo conlleva ciertos riesgos. Tanto para la mamá como para el bebé las altas temperaturas son perjudiciales, hasta el punto de que se pueda adelantar el parto y nazca prematuro. Por este motivo, es importante que sepas identificar los síntomas y así prevenirlo.  

Además de una excesiva sudoración y la alta temperatura corporal, las primeras señales de un golpe de calor son la sensación de mareo, sueño, fatiga, vómitos, pulso acelerado y dolor de cabeza. También puede aparecer sequedad y enrojecimiento en la piel. Asimismo presentar visión borrosa, estrés térmico y hasta la pérdida del conocimiento

Ante cualquiera de estos indicios, por mínimos que sean, desde el centro Cuarenta Semanas te aconsejamos que acudas a urgencias de inmediato y valoren tu estado de salud y el del bebé. 

Cómo actuar ante un golpe de calor en el embarazo

Si estás presente en el momento en el que una mujer embarazada sufre los efectos extremos del calor, sigue estas indicaciones: 

  •  Colócala en posición semisentada, con la cabeza levantada de manera que se favorezca la respiración. Si ha perdido el conocimiento, túmbala con las piernas flexionadas.
  • Abanícale y usa un paño húmedo para enfriar su frente, nuca, cuello y brazos. 
  • Dale pequeños sorbos de agua fresca para rehidratarle. 
  • Acompáñala hasta el centro de salud más cercano o llama a los servicios médicos. 

Prevenir un golpe de calor en el embarazo · Cuarenta Semanas4 Medidas para prevenir el excesivo calor  

La prevención es una de las mejores opciones para disfrutar del verano sin sobresaltos. Te dejamos a continuación algunos de nuestros consejos:

  • Hidrátate de forma constante. Aunque parezca algo obvio, beber agua con frecuencia evitará la deshidratación. Te recomendamos que lleves siempre una botella y bebas entre 1,5 L y 3 L al día. 
  • Consume bebidas azucaradas o zumos naturales para evitar posibles bajadas de tensión. Toma mucha fruta y lleva una dieta equilibrada. 
  • Mantente en lugares frescos e intenta no pasar demasiado tiempo al sol, sobre todo al medio día.
  • Usa ropa ligera de algodón y en caso de sudar mucho date duchas de agua tibia o fría

Embarazo | 01 de julio

Suscríbete a nuestra newsletter

Para mantenerte al día de todas nuestras novedades y acceder a ofertas exclusivas